El comunicólogo del futuro


María Fernanda Sánchez Hernández

La forma de comunicarnos ha evolucionado, hemos pasado de una época en la que “vivíamos” el momento, a otra en que lo “compartimos”. Hoy en día a casi nadie se nos ocurre asistir a un concierto sin sacar un vídeo o hacer una foto. Las apps de mensajería y las redes sociales nos permiten compartir ese momento mientras lo vivimos. De golpe la experiencia forma parte no sólo de los amigos con los que asistes al concierto, sino de todos aquellos contactos que tengas en tus redes. No sólo eso, podemos hasta retransmitir en directo nuestra experiencia con cualquier aplicación de streaming. Toda esta gran cantidad de información compartida nos lleva a generar una enorme base de datos de experiencias, donde casi podemos saber al momento qué está pasando en la otra punta del mundo. La robotización del mundo se hace más real, crece el debate alrededor de cómo nuestra sociedad va a adaptarse a la revolución de las máquinas y la realidad es que comenzaremos una etapa imparable en la que adaptamos nuestro lenguaje para que nos entienda un software, ahora queremos ser escuchados y recibir los mensajes de manera personalizada. La publicidad y los medios trabajan en ajustar al máximo sus mensajes a sus públicos objetivos. Los profesionales de comunicación de las empresas nos adaptamos casi cada día ya no sólo a las nuevas plataformas, sino también a nuevos usos de la misma. Nuestro reto como profesionales de la comunicación y como empresa es el de conocer nuestro público objetivo y saber adaptarnos a la manera en que buscan e interactúan con la información. Ya sea con vídeos en directo, con emojis, de manera privada o con robots.

Referencias: 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *